Contratar personas con discapacidad, ¿cómo manejarlo?

Las empresas y, en general, todos los empleadores suelen tener dudas sobre contratar personas con discapacidad. Por un lado, hay un temor infundado de que dicha contratación no es nada rentable. Y, por el otro lado, creen que las personas con necesidades especiales no son buenos trabajadores. Por ello, consideramos explicarte en este artículo cómo puedes manejar este tema, cuáles son los beneficios y conocer la importancia de contratarlos.

contratar personas con discapacidad

¿Qué es una persona con discapacidad?

Antes de explicarte todo lo relacionado con contratar personas con discapacidad, es conveniente aclarar el significado del término “persona con discapacidad o discapacitado”.

En el marco de la Ley General de la Discapacidad, se considera que una persona es discapacitada cuando presenta una deficiencia que le impide participar y actuar en la comunidad como lo hacen las demás personas.

Tal deficiencia puede deberse a la ausencia de una parte de su cuerpo o que parte de su cuerpo no responda de manera fluida como las otras (es decir, deficiencias sensoriales, físicas, motoras o intelectuales).

En este mismo sentido, la misma ley establece que las personas con discapacidad tienen dignidad y valor, así como tienen el derecho de tomar decisiones y valerse por sí mismas, tanto para trabajar, estudiar y funcionar como los demás ciudadanos.

contratar personas con discapacidad

¿Cuáles son los prejuicios más comunes al contratar personas con discapacidad?

Muchos empleadores incurren en el error de no contratar personas con discapacidad por el temor infundado de que esta persona se convertirá en una carga para la empresa y no será productiva.

En tal sentido, la Ley General de la Discapacidad establece muy claramente que aquellas empresas con más de 50 trabajadores, deben contar en su plantilla con al menos 2% de personas discapacitadas. Esto permite que las personas discapacitadas disfruten de los derechos constitucionales como cualquier otro ciudadano español.

Por otro lado, los mitos o prejuicios más comunes a la hora de contratar personas con discapacidad son los siguientes:

  • Los discapacitados trabajan de manera diferente y más pausada que el trabajador promedio, por lo que es común escuchar a los gerentes decir que no son productivos y su rendimiento laboral es reducido.
  • Por tener alguna deficiencia, los discapacitados pasan más horas en el médico y en sus hogares que el resto de los trabajadores, por lo que su índice de inasistencia es alto.
  • Son trabajadores que no se integran a los equipos debido a sus dificultades motoras, de lenguaje o de personalidad.
  • Las personas con discapacidad no saben atender a los clientes y tienden a asustarse con facilidad.
  • Las empresas no cuentan con las condiciones físicas adecuadas para contratar un trabajador discapacitado.

Ventajas no fiscales de contratar personas con discapacidad

Las ventajas derivadas de la contratación de personas discapacitadas se resumen en las siguientes:

  • Fomenta en la empresa el espíritu de la integración y la participación en igualdad de condiciones. Esto se traduce en una cultura corporativa de apertura, con menos prejuicios y acorde a las exigencias de la sociedad del siglo XXI.
  • Mejora notablemente el clima laboral de la organización. Esto se debe a que las personas se sienten reconocidas y valoradas, sus opiniones son importantes y su sentido de pertenencia se incrementa.
  • La incorporación en la plantilla de trabajadores con discapacidad, no solo favorece el cumplimiento de la ley, también confiera mayor competitividad a la organización por estar a la vanguardia de la igualdad y la equidad.
  • Mejorar notablemente la imagen de la organización y la responsabilidad social empresarial, adquiere mayor reconocimiento en la comunidad y mejor valoración.
  • Los talentos y habilidades de los trabajadores discapacitados ofrecen nuevas dimensiones y oportunidades de hacer las cosas de diferente forma, por lo que contribuyen a la sinergia corporativa.

Ventajas fiscales y económicas de contratar personas con discapacidad

Las ventajas fiscales y económicas de contratar personas con discapacidad se derivan de la misma Ley General de la Discapacidad. Aquí te explicamos las más importantes:

  • Los empleadores reciben bonificaciones en la cuota de la Seguridad Social. Estas bonificaciones van desde los 3.500 euros hasta los 6.000 (dependiendo del grado de discapacidad, sexo, edad, jornada de trabajo y tipo de contrato).
  • Deducciones de hasta unos 6.000 euros en el pago de impuestos (Impuesto de Sociedades) por cada persona discapacitada contratada.
  • Estímulos financieros y subvenciones de hasta 901 euros para acondicionar la empresa al trabajador discapacitado y mejorar su puesto de trabajo.

Si te interesa saber más sobre el tema de los contratos laborales, puedes hacer clic aquí: tipos de contratos de trabajo

Requisitos para contratar personas discapacitadas

La contratación de personas discapacitadas por parte de una empresa, debe cumplir con ciertos requisitos de ley por parte del nuevo trabajador o candidato. Tal y como se dijo al inicio, las empresas con más de 50 trabajadores deben tener, por lo menos, un 2% de trabajadores discapacitados. Tales requisitos son los siguientes:

  • Grado de discapacidad igual o superior al 33%, según los estándares establecidos por los organismos con competencia y la Seguridad Social.
  • La persona discapacitada debe gozar de pensión por incapacidad permanente, en cualquiera de sus modalidades.
  • El trabajador no puede haber tenido ningún tipo de relación laboral con la empresa en los últimos 24 meses.

¿Existen algunas excepciones en el cumplimiento de la ley?

Sí. La Ley General de la Discapacidad establece dos excepciones importantes, ellas son:

  • Cuando los servicios públicos de ofertas y agencias de empleo no hayan podido cubrir la vacante de la empresa con una persona discapacitada.
  • Cuando la empresa, por razones productivas, organizativas, técnicas o económicas no puedan contratar personas con discapacidad.

Si te interesa saber más sobre contratos y demandas por incumplimiento, puedes entrar al siguiente enlace y conocer mucho más: demanda por incumplimiento de contrato

Medidas alternativas para cumplir con la Ley General de la Discapacidad

Cuando se presente la imposibilidad de contratar personas discapacitadas, la ley ofrece tres caminos o alternativas para el cumplimiento. A continuación, te explicamos en detalle:

  • Contrato con CEE: la empresa puede firmar un contrato civil o mercantil con un Centro Especial de Empleo o con un autónomo discapacitado, para la compra de bienes, servicios o para constituir un enclave laboral.
  • Donaciones: la empresa puede realizar donaciones y elaborar programas para fomentar la inserción laboral y creación de puestos de trabajo para los discapacitados.
  • Enclave laboral: la empresa puede firmar contrato con un CEE para iniciar una obra o prestar servicios relacionados directamente con la actividad económica de la organización.

contratar personas con discapacidad

¿Cuáles son los tipos de contratos de trabajo para personas discapacitadas?

El contrato de trabajo para discapacitados permite su contratación en las empresas en el contexto de las leyes españolas. Para simplificar esta información, los tipos de contrato de trabajo para los discapacitados son los siguientes:

  • Indefinido ordinario y para discapacidad procedentes de enclaves laborales
  • Prácticas profesionales
  • Temporal
  • De formación
  • Sustitución de otro discapacitado

Si te ha gustado este artículo, puedes visitar nuestro blog y conocer mucho más sobre éste y otros temas interesantes.

Deja un comentario