Obligaciones fiscales de Autónomos: Conócelas todas aquí

En el siguiente artículo, podrás obtener toda la información concerniente a las obligaciones fiscales de autónomos, para que conozcas las responsabilidades legales necesarias para formalizar tu emprendimiento como trabajador independiente.

Obligaciones fiscales de Autónomos

¿Qué es un trabajador autónomo?

Un trabajador por cuenta propia o autónomo, es un trabajador que realiza una operación industrial, técnica o comercial, de forma individual o directa, sin requerir un acuerdo de trabajo, aunque pueda necesitar los servicios de terceros para realizar o complementar sus actividades.

De esta manera, la obligación del autónomo se reduce y solo puede responder como individuo en el control de las operaciones del negocio, de manera que no hay distinción entre el patrimonio personal y el de su empresa.

En consecuencia, el autónomo será responsable de dar de alta, baja o modificar los datos de la seguridad social . Se agrupa en tres modalidades: primeramente, se encuentra el trabajador totalmente independiente que incluye los profesionales Freelancers.

Por otro lado, están los empresarios autónomos con trabajadores a cargo. Por último, está el trabajador económicamente dependiente, quien a pesar de ser autónomo, sus actividades las realiza a un número reducido y constante de clientes, por tanto sus ingresos dependerán en gran parte de ellos.

Obligaciones fiscales de Autónomos

Características de los trabajadores autónomos

Los trabajadores autónomos realizan sus trabajos por cuenta propia y, por tanto, en cumplimiento de sus propias normas, la prestación de servicios es eventual y no habitual. En este sentido, hay una serie de factores que definen a estos trabajadores autónomos, como son:

  • El autónomo es responsable de su empleo y también de las tareas que realiza, por lo que tiene horarios distintos para su jornada laboral.
  • El modelo de negocio de los autónomos puede depender de cada persona que decide cuándo y cómo va a realizar su servicio.
  • Los autónomos, por su parte, no ganan una cifra mensual fija, sino que dependen de las ganancias del negocio que mantienen y del flujo de trabajo posean.
  • Los impuestos de la seguridad social son responsabilidad de los trabajadores autónomos, así como la contabilidad y sus responsabilidades fiscales.

Ventajas y desventajas de ser autónomo

Ejercer una profesión u oficio por cuenta propia, es una variante de trabajo que en la actualidad resulta muy atractiva. De esta forma, presenta aspectos positivos y negativos que todo emprendedor debe conocer al comenzar a ejercer de forma profesional.

En teoría, ser autónomo puede sonar fácil y de rendimiento asegurado, pero para hacer la elección correcta de los servicios y el trabajo a ofrecer hay que pensar en todas las posibilidades. Por tanto, deben ser pragmáticos sobre las barreras que pueden presentar la competencia y las características del contexto económico actual.

Ventajas

Trabajar bajo el mando propio

Significa enfrentarse a las prioridades, elecciones, problemas y objetivos de la tarea por sí mismo, es decir, el autónomo planifica la mejor ruta de tiempo para su trabajo, y esto resulta ser la ganancia más importante, no conseguir un gerente o superior que marque la dirección de las actividades diarias.

Además, en la amplia gama de productos y servicios, el especialista puede diferenciarse.

Trámites sencillos de constitución

Empezar como autónomo no requiere un proceso muy complicado, al contrario, es fácil darse de alta sin un proceso previo, y no es necesario el asesoramiento de terceros ni los gastos externos.

Gestionar el tiempo

Hoy en día, es normal que las jornadas de trabajo se realicen con horarios discontinuos, extendidos o irregulares, sin embargo, como autónomos, se pueden crear los propios calendarios, designar las horas de trabajo prioritarias y las mejores formas de administrar el tiempo.

Por lo tanto, es posible establecer un horario de trabajo personalizado conociendo los deseos y habilidades; para poder cumplir con aspectos tan cotidianos como el hogar, el ocio y el descanso.

Obligaciones fiscales de Autónomos

Desventajas

La conciliación laboral y familiar puede ser complicada

Ser autónomo es una difícil combinación de vida cotidiana y empleo. Las expectativas de las labores y la elevada obligación de realizar tareas rutinarias, a pesar de tener derecho a elegir su horario de trabajo, obligarán a una persona autónoma de una forma u otra a trabajar más horas y con menos capacidad de relajarse.

Encontrar espacio en el mercado laboral

El trabajo depende del propio trabajador. Es un reto arduo y desafiante encontrarlo, sobrevivir o no en un mercado de demasiada competencia. El éxito del autónomo depende de su determinación y habilidad.

Pago de impuestos y gastos

Todos los ingresos de los autónomos se ven afectados por el pago de impuestos, lo cual disminuye los ingresos reales a la mitad, es decir, se cobran más impuestos (IRPF e IVA), si los beneficios económicos son elevados.

Obligaciones fiscales de Autónomos: Trámites

Si inicias tu propia empresa como autónomo, es necesario ser consciente de las principales obligaciones fiscales de autónomos con Hacienda y la Seguridad Social, las cuales son claras y precisas.

A continuación, se describen las obligaciones fiscales necesarias como autónomo, si no contratas personal o tienes personas a tu cargo.

Alta en Hacienda

Es responsabilidad de los autónomos darse de alta en Hacienda antes de iniciar su actividad. Para ello, debe enviar una declaración censal (modelos 036 y 037) en la que comunique sus datos personales, la tarea a la que se dedicará, la posición de la empresa y los impuestos que le conciernen.

El modelo 036, se refiere a una declaración censal de alta, baja y regularización para empresarios, profesionales y retenedores. Este formulario consta de 8 apartados, con descripciones de aspectos como: nombre, apellidos y NIF, además de la declaración de actividades económicas y locales. Por otro lado, el modelo 037 es una versión más simplificada.

A la hora de declarar la actividad, debes seleccionar uno de los epígrafes del Impuesto de Actividades Económicas (IAE), que incluye una amplia lista de actividades empresariales y profesionales. Si eres autónomo y vas a trabajar desde casa, es propicio que reserves el apartado de actividad laboral, para poder incluirlo luego.

Alta en el Ayuntamiento (si se requiere abrir un local)

Si tu empresa necesita la apertura del local donde vas a desarrollar tu trabajo, una de las principales obligaciones fiscales de autónomos es solicitar al Ayuntamiento un certificado para esta acción. Es importante tener en cuenta que puede necesitar otra autorización particular por este motivo, si el local necesita labores de reforma.

Los autónomos deben realizar estos trámites en el Ayuntamiento de la ciudad donde se encuentre su empresa. Las licencias de autónomos de cada municipio, pueden incluir diversos criterios y permisos en función de la operación que se establezca.

Alta en la Seguridad Social

Como independiente, estás obligado a presentarte como trabajador por cuenta propia dentro de tus obligaciones fiscales de autónomos, esto dentro del Régimen Único de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social. Por lo tanto, eres responsable de comunicar alguna diferencia en tus datos de alta y baja  por cuenta propia cuando dejes de realizar tu operación.

El alta como autónomo se consigue solicitando a la Administración de la Seguridad Social el formulario TA0521, en el que debes acreditar la tarea o actividades a las que te vas a dedicar, junto con la siguiente documentación, el plazo es de 30 días desde la comunicación del inicio de la actividad a la Agencia Tributaria:

  • Identificación oficial (Documento Nacional de Identidad, Tarjeta de Extranjero o Pasaporte, según el caso).
  • Permiso o certificación de trabajo.
  • Declaración Censal de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria.

 

Obligaciones fiscales de Autónomos: Impuestos

Uno de los problemas más relevantes para los trabajadores independientes, es no cumplir con las obligaciones fiscales de autónomos. En torno al reconocimiento y pago de impuestos, puesto que si no se cumplen adecuadamente las responsabilidades fiscales, esto puede acarrear muchas consecuencias, por lo cual es necesario conocer cómo funciona el proceso  los impuestos de los autónomos, como se explica en el siguiente apartado.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

Es el impuesto que grava a los autónomos por su trabajo y que debe ser declarado anualmente mediante su declaración de la renta, e incluye las retenciones en sus facturas.

El IRPF es un impuesto progresivo, es decir, cuanto más se recibe más se compensa, por lo cual para medir los gastos Hacienda establece una secuencia de porcentajes.

Se consideran pertinentes tres formas de tributar el gravamen de este impuesto, bien sea por estimación directa normal, objetiva o simplificada, tal como se explican a continuación:

La estimación directa normal, es uno de los sistemas del IRPF al que pueden acogerse los trabajadores por cuenta propia que cumplan una serie de factores en función de sus ingresos.

Por otro lado, la estimación objetiva es el cálculo utilizado para medir los beneficios inherentes a las actividades económicas. Por último la estimación simplificada, especifica los tributos de rendimientos empresariales que obtienen los autónomos.

Si te interesa profundizar en esta información, te invitamos a leer nuestro artículo IRPF para Autónomos.

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

Es un impuesto indirecto que grava los productos y servicios generados, tanto en el país como en el extranjero. El hecho de que sea indirecto indica que se impone siempre que la adquisición de bienes y servicios surta efecto.

En el caso de los autónomos, el IVA impone las ventas o los servicios prestados por el adquirente o el receptor, excepto en las adquisiciones realizadas por el profesional. Es decir, las primeras generan una obligación de reembolso a efectos de Hacienda, mientras que las segundas pueden deducirse y generar el derecho a la devolución de las declaraciones o liquidaciones fiscales.

El modelo a presentar será el 303, el cual es el formulario que utilizan los autónomos y las empresas para pagar el IVA obtenido a través de las facturas que aportan a Hacienda.

Respecto al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), podrás obtener mayor información en el siguiente video:

Impuesto de sociedades

El Impuesto sobre Sociedades se refiere a todas las entidades jurídicas que se hayan establecido en España de acuerdo con sus leyes o que tengan su domicilio social o efectivo en el territorio. Por tanto, lo deben pagar tanto las empresas como las personas jurídicas en función de sus ingresos.

Solo se aplica si el independiente realiza su operación a través de una empresa comercial, es decir, los autónomos pueden, en función de la cantidad de sus ingresos, conformar diversas formas de empresa.

Tributos locales y autonómicos

Los impuestos autonómicos establecen su aplicación en territorios respectivos respetando, la estructura y las condiciones establecidas por la Ley; también se denominan impuestos propios.

Todo autónomo debe saber si existen otros derechos, además de los impuestos aludidos, que sean normales en el territorio nacional, en todo el lugar donde tenga su domicilio fiscal. Los municipios y las Sociedades Autónomas tienen la facultad de recaudar impuestos propios.

Declaraciones como parte de las obligaciones fiscales de autónomos

  • IVA Trimestral: una de las más discutidas en España es la declaración trimestral del IVA. Se presentará antes del día 20 de los meses de abril, julio y octubre y antes del 30 de enero del año siguiente.
  • Modelo 309 para autónomos en régimen de recargo de equivalencia; este se presenta el último trimestre del año.
  • IRPF Trimestral: para esto se deben presentar el modelo 130 el cual, en la que el pago del impuesto se liquida de forma fraccionada. Por lo tanto, al considerar la futura devolución del IRPF, estos contribuyentes están obligados a realizar cuatro pagos fraccionados trimestrales.
  • Declaración de autónomos con sociedades: requieren presentar el modelo 202, el cual para el ejercicio es necesario para los pagos de intereses a cuenta del impuesto de sociedades, lo que significa que las cantidades cargadas con estos pagos fraccionados pueden abonarse por adelantado junto con otras retenciones, como las relacionadas con los alquileres y los impuestos sobre bienes muebles.
  • Operaciones anuales con terceros: es efectuado mediante el modelo 347, que tiene un carácter estrictamente informativo, pero no supone la devolución del pago. El objetivo de presentar este documento es revelar algún tipo de transacción con proveedores o clientes que haya realizado, durante el ejercicio. En nuestro articulo, podrás encontrar todo lo referente al Modelo 347, para que realices su llenado de forma adecuada.
  • Resumen anual: debe presentarse en enero por los trabajadores por cuenta propia. En este texto se detallan las retenciones, los pagos a cuenta y el IVA.

Si te ha gustado este artículo, te podría interesar leer sobre Jubilación de Autónomos.

Deja un comentario